El Mole… un poco más sobre este increíble platillo

La mayoría de las personas asocian el mole con Puebla o Oaxaca, pero el origen del mole poblano, la salsa espesa, rica y teñida de chocolate que se hizo famosa en la ciudad colonial de montaña de Puebla, México, todavía está en disputa y generalmente involucra estas dos versiones de la leyenda:

La primera dice que las monjas del siglo 16 del Convento de Santa Rosa en Puebla de los Ángeles, al enterarse de que el arzobispo venía de visita, entraron en pánico porque no tenían nada para servirle.

FUENTE: KiwiLimón y Gob.mx

Vídeo: YouTube

Las monjas comenzaron a orar desesperadamente y un ángel vino a inspirarlas.

Comenzaron a cortar, moler y asar, mezclando diferentes tipos de chiles junto con especias, pan de un día, nueces, un poco de chocolate y aproximadamente otros 20 ingredientes.

Este brebaje hervido durante horas se reduce a una salsa de mole espesa, dulce, rica y fragante que conocemos hoy en día.

La otra leyenda dice que el mole provenía de tiempos prehispánicos y que el rey azteca Moctezuma, creyendo que los conquistadores eran dioses, sirvió un mole a Cortez en un banquete para recibirlos.

Esta historia probablemente ganó credibilidad porque la palabra mole proviene de la palabra náhuatl “milli” que significa salsa o “brebaje”.

Otra conexión podría ser que el chocolate fue ampliamente utilizado en el México precolombino, por lo que la gente saltó a esa conclusión.

La mayoría de los moles consumen mucho tiempo, requieren mucha mano de obra y requieren muchos ingredientes.

Ciertas fuentes afirman que algunos moles tienen hasta 100 ingredientes, pero eso suena a una exageración, vale la pena hacer una investigación profunda al respecto.

Sin embargo 30 ingredientes no son desconocidos y algunas recetas de mole contienen hasta 10 variedades diferentes de chiles.

Otros ingredientes incluyen: cacahuetes, almendras, pan frito, plátanos, manteca de cerdo, azúcar, chocolate agridulce, canela, clavo de olor y muchos ingredientes más.

Cada región del país e incluso familias y hasta más puntual podemos llegar… cada mujer mexicana tiene su propia receta de mole, probablemente transmitida por su madre.

Debido a que el mole toma mucho tiempo para elaborarse, generalmente se prepara en grandes cantidades, por lo que siempre hay una porción congelada en el refrigerador de un hogar mexicano.

De hecho, podemos encontrar el mole ya hecho en los tradicionales mercados mexicanos en un formato de “pasta” para suavizarlo con un poco de caldo de pollo o en un formato seco, tipo polvo que de igual forma se hidrata con caldo de pollo.

El mole es una salsa en sí muy versátil porque bien la puedes usar para preparar unas suculentas enchiladas o en su presentación clásica con un trozo de carne bañado de mole y acompañado de arroz.

De la forma que lo comas, asegúrate de tener suficientes servilletas cerca cuando lo pruebes por que las vas a necesitar.

Al sumergir la tortilla casera y caliente en la maravillosa salsa, te seguro que te llevarás algo a casa, ya sea pegado en la camisa, en los brazos y debajo de las uñas.

¡Ahora sabes que estás disfrutando un delicioso mole!

Aprende más entrando a KiwiLimón para cocinar cosas deliciosas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *